Avance en el último año de la Investigación de la Dra. Rosa Gasa

Martes, 11 Febrero, 2020

Informe de seguimiento año 2019

Objetivo general del proyecto

El objetivo general del proyecto es investigar estrategias innovadoras de terapia celular para la DT1 basadas en la generación de células productoras de insulina a partir de células de la piel del propio paciente y su posterior trasplante utilizando un armazón biocompatible combinado con una estrategia genética que permita y promueva la vascularización del injerto.

Los experimentos realizados durante esta anualidad se enmarcan dentro de los siguientes objetivos específicos:

  • 1) Caracterizar la función in vitro de los fibroblastos reprogramados a célula beta (células fibrobeta o CFB).
  • 2) Caracterizar la función in vivo de las CFB.

Experimentos realizados y resultados obtenidos

  1. En base a los resultados obtenidos previamente (detallados en el informe de seguimiento anterior), durante esta anualidad hemos optimizado el protocolo de reprogramación celular con el fin de mejorar la funcionalidad (secreción de insulina) de las células CBF generadas a partir de fibroblastos. De todas las modificaciones estudiadas, la que ha supuesto una mayor mejora, ha sido el paso de un cultivo bidimensional a un cultivo tridimensional (clústeres de células CFB de forma esferoide) durante los tres días finales del protocolo. Por una lado, hay un aumento de la expresión de diversos genes de célula beta, incluido el de la insulina, de las CBF. Por otro lado, los clústeres CBF adquieren capacidad de secretar insulina en respuesta a la glucosa.
  2. Hemos trasplantado unos 600 clústeres de CBF en la cámara anterior del ojo de ratones inmunodeprimidos sanos. Tras un periodo de 10 días hemos podido comprobar la vascularización del injerto, la supervivencia de las CBF trasplantadas y el mantenimiento de la expresión de insulina. También hemos detectado insulina humana en el humor acuoso de los ojos trasplantados con CBF. A los 30 y 60 días del trasplante, hemos detectado niveles bajos de insulina humana en plasma tras una inyección intraperitoneal de glucosa, lo que indica que las células CBF son funcionales una vez trasplantadas.
  3. Hemos trasplantado unos 600 clústeres de CBF en la cámara anterior del ojo de ratones inmunodeprimidos diabéticos (por administración de la toxina estreptozotocina). Hemos comprobado la vascularización y supervivencia de los injertos. Interesantemente, hemos observado que el número de células con tinción de insulina así como la secreción de insulina al humor acuoso es superior ( 2 veces) en receptores diabéticos que en controles (punto 2).

Los resultados obtenidos son prometedores pero revelan que los niveles circulantes de insulina humana conseguidos en los animales trasplantados en el ojo son bajos e insuficientes para revertir la hiperglicemia en modelos diabéticos. Durante esta próxima anualidad, nuestra prioridad poner a punto y realizar trasplantes en otros lugares (subcutáneo, omento, cápsula renal) en los que podamos aumentar el número de células trasplantadas y estudiar su función en modelos animales de diabetes.

Barcelona, 8 de febrero de 2020

Rosa Gasa, PhD
Investigador principal